Fiat

Búsqueda

Ediciones Anteriores

Banner
Banner
Fiat Mater Unitatis

 

 

Un sitio de:





Juan el Bautista PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por -   
Jueves 18 de Noviembre de 2010 13:09

AddThis Social Bookmark Button

La vida de Juan estuvo marcada por la oración, el ayuno, el silencio y la convivencia con sus discípulos.

Los Evangelios nos presentan con un cierto relieve la figura de Juan el Bautista. En los relatos de la infancia de Jesús el evangelista Lucas nos narra que Juan Bautista fue hijo del sacerdote Zacarías y de Isabel (Lc. 1:5) y que su nacimiento (1:13s.) e importante misión (1:16-18) fueron anunciados por un ángel. Juan 1:15-18 dice: «No beberá vino ni bebida embriagante y estará lleno del Espíritu Santo desde el seno de su madre.»

La vida de Juan estuvo marcada por la oración, el ayuno, el silencio y la convivencia con sus discípulos (Hch. 2:4; 4:8, 31, etc.). En su circuncisión recibió el nombre de Juan y su padre lo enalteció como precursor del Mesías (1:67-79). La narración de Lucas pone el nacimiento del Bautista como medio año antes del de Jesús (1:36). Fundándose en una antigua tradición, mencionada por vez primera por el diácono Teodosio (De situ Terrae Sanctae) entre los años 520 y 530, algunos ponen el lugar de su nacimiento en Aín-Karín. En la narración sinóptica (Mr. 1:1-6; Mt. 3:1-6; Lc. 3:1-6), el Bautista aparece por primera vez en el desierto, donde predica el bautismo de penitencia para la remisión de los pecados. Mt. 3:7-20; Lc. 3:7-9 nos cuentan el contenido de esa predicación y Lc. 3:10-14 también el de un sermón sobre los varios estados dirigido al pueblo; los tres sinópticos (Mr. 1:7s.; Mt. 3: lls; Lc. 3:15-18) nos transmiten su testimonio sobre el Mesías y e] bautismo de Jesús (Mr. 1:9s.; Mt. 3:13-17; Lc. 3:21s.). Juan bautizaba en el Jordán, en Betania (Jn. 1:28) o en Enón, junto a Salim (Jn. 3:23). Juan (1:19-28) cuenta el testimonio que el Bautista dio sobre sí mismo, negando ser el Mesías, pero declarándose precursor suyo; Jn. 1:29-34 nos habla de su encuentro con Jesús (cfr. Mr. 1:7s.; Mt. 3:11s.; Lc. 3:15-17). Los evangelistas le ponen en relación cada vez más próxima con Jesús: después de contar las discusiones entre los discípulos de Juan y los de Jesús, Juan remite finalmente sus discípulos a Jesús, a quien debieran haber seguido.

La aparición de Juan Bautista originó un creciente movimiento popular que Herodes Antipas miraba con grande inquietud (Ant. 18:5, 2), sobre todo porque Juan reprendía abiertamente el adulterio del tetrarca. Herodes hizo encarcelar a Juan (Mr. 6:17s.; Mt. 14:1s.; Lc. 3:19s.) y le mandó, por fin ejecutar (Mr. 6: 17-29; Mt. 14:3-12) Desde la cárcel, Juan había enviado a Jesús una embajada formada por algunos para preguntarle si efectivamente era el Mesías (Mt. 11:2-15; Lc. 7:18-30). Juan fue enterrado por sus discípulos. Estos discípulos, que él había reunido en torno suyo (Mt. 11:2; 14:12), usaban una fórmula propia de oración (Lc. 11:1) y practicaban el ayuno (Mr. 2:18).

El bautismo de Juan es aceptado por Cristo cuando éste se hace bautizar por el predicador del desierto (Mt. 3:13-17; Mr. 1:9-11; Lc. 3:21-22).

Consciente de su indignidad, accede a la petición del Señor a fin de que ambos «cumplan toda justicia».

El Bautista habló de Jesús como el «Cordero de Dios que quita el pecado del mundo» (Jn. 1:29, 35), y profetizó que él menguaría mientras Jesús había de surgir en su ministerio (Jn. 3:26-30).

Los seguidores de Juan el Bautista, fieles a su maestro, miraron con preocupación la creciente popularidad de Jesús (Jn. 3:25, 26); dos de ellos sirvieron de mensajeros cuando Juan sintió dudas acerca de Él (Mt. 11:1-5). Fueron los discípulos quienes enterraron los restos de Juan el Bautista (Mr. 6:29). Años después, en el transcurso de su misión, los cristianos primitivos encontraron en Asia Menor algunos seguidores de las enseñanzas de Juan el Bautista (Hch. 18:25; 19:1-7), que abrazaron la totalidad del evangelio al reconocer al Espíritu Santo. Eran doce en total y estaban en Efeso, juntamente con Apolos, cuando Pablo vino y les predicó la plenitud del evangelio.

Fuente:
La Santa Biblia-
Diccionario Bíblico Ilustrado de Vila Santamaría.-Editorial CLIE.

Última actualización el Viernes 19 de Noviembre de 2010 10:55