Fiat

Búsqueda

Ediciones Anteriores

Banner
Banner
Fiat Mater Unitatis

 

 

Un sitio de:





Historia y fundamentos del Adviento PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por -   
Jueves 18 de Noviembre de 2010 12:59

AddThis Social Bookmark Button

El adviento es la celebración de la espera y manifestación de Cristo, recordando su venida en medio de nosotros.

La celebración de la manifestación del Señor

Aunque históricamente este ciclo nace independientemente de la fiesta de Pascua, está englobado en el único ciclo, en el único misterio de Cristo.

Tiene con el ciclo Pascual una cierta semejanza: la preparación (Adviento), la celebración (Navidad- Epifanía), la prolongación en el tiempo de Navidad con sus particulares conmemoraciones hasta el Bautismo de Jesús.

Aunque la explicación del origen y del desarrollo de este ciclo no es clara y orgánica como la de Pascua, es esencial en la actualidad poner de relieve su relación teológica y pastoral. Navidad pertenece al misterio pascual: Pascua de Navidad.

Para comprender hasta el fondo el desarrollo de este ciclo, debemos recordar y aplicar algunas leyes de la evolución litúrgica.

Primero se predica y se celebra el misterio pascual de Cristo. Posteriormente la Iglesia se remonta, con su predicación primero y celebración después, a los misterios de la Encarnación y de la Infancia de Jesús.

Influye en la consolidación de este ciclo la progresiva reflexión teológica sobre el misterio de la divinidad y humanidad de Cristo y sobre la maternidad divina de María, especialmente a partir del siglo IV y V.

Hay, finalmente, en la raíz de este ciclo una base de religiosidad natural o pagana en torno al misterio de la luz y del sol, la fiesta universal de Oriente y de Occidente, fiesta que el cristianismo trata de evangelizar bajo el signo de Cristo, luz del mundo.

También influye en este como en otros casos la liturgia de la Iglesia madre de Jerusalén, con las celebraciones vinculadas a los lugares del nacimiento de Jesús en la gruta de Belén.
Existe todavía otro fenómeno digno de nota, constituido por el intercambio de celebraciones entre Oriente y Occidente. En efecto, Oriente celebra al principio, en los primeros días de enero, la fiesta de la manifestación del Señor, con su relación con al fiesta de la luz, pero orientándose hacia la conmemoración del misterio de la manifestación de Cristo en su Bautismo en el Jordán.

En Occidente, especialmente en Roma, se fija la conmemoración del nacimiento de Cristo en torno a la fecha del 25 de diciembre, en la fiesta pagana del solsticio de invierno en honor del Sol Invicto.

Al final del siglo IV, Oriente celebra también el nacimiento de Cristo en la fecha romana del 25 de diciembre. 2
Occidente celebra también la Epifanía del Señor, con una típica acumulación de hechos manifestativos de los cuales se habla todavía en la liturgia romana: la adoración de los Magos, el Bautismo en el Jordán y el milagro de Caná. Por una cierta simetría con la celebración de la Pascua, posteriormente se organiza en Occidente el Adviento


Última actualización el Viernes 19 de Noviembre de 2010 10:57