Fiat

Búsqueda

Ediciones Anteriores

Banner
Banner
Fiat Mater Unitatis

 

 

Un sitio de:





16. Una Obediencia Gozosa PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Card. Fco. Xavier Nguyen Van Thuan   
Viernes 17 de Septiembre de 2010 09:16

AddThis Social Bookmark Button

Algunos se someten sin obedecer. Otros obedecen sin someterse. Otros aún obedecen y se someten a la vez, por utilizar ‘mano izquierda’ con sus superiores. Tú obedece en sumisión por el Señor.

EL SIGNO DE UNA SANTIDAD AUTÉNTICA.

389. ¿Cuál es concretamente el objeto de tu compromiso religioso? ¿Obedecer a tus superiores o hacerte obedecer por ellos?

390. El hombre débil deja que sus deseos se le enfrenten, como el domador que no puede ya dominar a su elefante. Obedeciendo, los dominarás como el domador que somete a las fieras a su voluntad.

391. La disciplina hace la fuerza de los ejércitos. La obediencia hace heroico al apóstol.

392. Mientras más gustosa y rápidamente obedezca tu alma, más se acerca a la santidad.

393. Para el mundo la obediencia es ‘locura’. Para Cristo es ‘heroísmo’.

394. Lucifer entró en rebelión y por todas partes en la Iglesia, no deja de llamar a la revuelta. Su consigna es: “No sumisión”.

395. El Señor, nuestro redentor, inauguró la verdadera revolución. Millones de hombres han respondido a su llamado. Su consigna es: “Obediencia hasta la muerte”.

396. Fórmate una opinión personal, trata de comprender, expón tus puntos de vista, pero escucha atentamente, acoge las órdenes y ejecútalas con lucidez.

397. Algunos se someten sin obedecer. Otros obedecen sin someterse. Otros aún obedecen y se someten a la vez, por utilizar ‘mano izquierda’ con sus superiores. Tú obedece en sumisión por el Señor.

398. Tus superiores te han confiado una misión difícil. Aplícate a ejecutarla, ten confianza. ¿Qué hay más difícil que conquistar el mundo con las manos desnudas? Y eso es lo que han logrado los apóstoles con su obediencia. Este milagro se renueva diariamente, créelo.

399. No exijas que tus superiores sean ejemplares. No se exige a los médicos que estén en buena salud. Este es un asunto de simpatía individual, pero nada tiene que ver con la virtud de la obediencia.

400. Aunque lleves a cabo obras gigantescas, sin obediencia no darás contento al Señor. El aprecia tu corazón, no tiene necesidad de tus obras, El ha creado el universo.

401. La Iglesia está implantada en el corazón de la sociedad secular y como ella, tiene necesidad de una organización humana. Una simple desobediencia causa daño a toda la comunidad, del mismo modo que una célula enferma o un vaso sanguíneo decadente hace sufrir a todo el organismo.

402. Del mismo modo que la castidad nos hace morir al deseo carnal, la obediencia nos hace morir a nuestra voluntad personal.

403. Ejecutar las órdenes rezongando es dar prueba de orgullo y no de obediencia.

404. Hay que saber desconfiar de sí mismo. Pregunta a los hombres de experiencia. Aprende que el Señor interviene a través dé mucha gente y múltiples circunstancias.

405. ¡Obedece en silencio! La verdad es la que nos hace libres. ¡Callarse durante cinco años, diez años, toda la vida! ¡Callarse al momento de la muerte! ¿Por qué no? El Señor te conoce suficientemente y al final de los tiempos toda la humanidad te conocerá.

406. La obediencia es más hermosa que todas las ofrendas. Después de todo, éstas están hechas con flores, frutos, incienso, animales inmolados, o dinero. En la obediencia te ofreces a ti mismo, inmolas tu voluntad personal y tu amor propio.