12. La Iglesia Imprimir
Escrito por Card. Fco. Xavier Nguyen Van Thuan   
Viernes 17 de Septiembre de 2010 09:24

AddThis Social Bookmark Button

La Iglesia fue engendrada sobre la Cruz. Crece perpetuando la pasión de Cristo hasta el fin de los tiempos. Tú cometerías un grave error si pusieras tu confianza en el dinero, en las relaciones, en el poder o en la propaganda.

UN CONJUNTO: LA IGLESIA,

UN GUIA: EL SANTO PADRE

UN DESEO: “QUE TODOS SEAN UNO”.

247. Cada vez que se inquietaban por su salud o su cansancio, Paulo VI acostumbraba responder: “¡Es por la Iglesia! ¡Es por la Iglesia!”. Haz tú lo mismo.

248. Nunca se ataca a la Iglesia por amor.

249. “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán sobre ella” (Mt 16,1 8). Ha pasado veinte siglos con muchas pruebas, convulsiones, ataques provenientes del interior y del exterior. En ciertas épocas, hasta

ha estado cerca de la desesperación... Pero es la Iglesia del Señor y no una asociación humana.

250. “Creo en la Iglesia, una, santa, católica y apostólica”. Es tu fe, tu felicidad, pero también es tu voluntad.

251. No te extrañe que aún se siga atacando a la Iglesia. Ella es el Cuerpo de Cristo, es la continuación de la crucifixión de Cristo. Hoy no se puede matar a Cristo: se ensañan contra la Iglesia.

252. Mucha gente crítica hoy la organización de la administración de Roma. Ciertamente no es perfecta. Pero reflexionen los críticos sobre la administración de su propia nación y juzguen si las cosas están mejor allí. Además, la administración de Roma no es más que un órgano de la Iglesia; no es la Iglesia.

253. Ama a la Iglesia, sé sumiso y fiel a ella, ora por ella.

254. En boca de ciertas personas que hablan de la Iglesia sólo se escuchan críticas contra una administración rutinaria, contra los gastos ocasionados por la construcción de iglesias, contra las ceremonias sobrecargadas. La Iglesia no se reduce a su administración, ni a sus lugares de culto ni a sus ceremonias. Es un error grave considerar a la Iglesia sólo así. La Iglesia es el pueblo de Dios en marcha hacia el Reino.

255. Hay que distinguir el campo de acción de la teología de la historia de las capacidades de quienes actúan en él. El Sumo Pontífice no necesariamente es el más capaz de todos; pero quienquiera que sea el que Dios haya elegido y a quien haya dado su poder, a él le debes obediencia, porque el Señor le “ha entregado las llaves del Reino de los cielos”.

256. La vida cristiana no tiene como único fin asegurar la propia salvación. La vida cristiana es comunión en la totalidad del pueblo de Dios extendido por todo el universo: comunión con su cabeza que es Cristo y comunión con su representante que es el Santo Padre para que se perpetúen la muerte y la resurrección que liberen a la humanidad. Aparte de esta unión íntima, que une al sarmiento con la vid, ‘católico’ no es una simple palabra que se inscribe en el ‘curriculum vitae’.

257. No digas que la Iglesia ya está formada, ella está en continua renovación.

258. La Iglesia fue engendrada sobre la Cruz. Crece perpetuando la pasión de Cristo hasta el fin de los tiempos. Tú cometerías un grave error si pusieras tu confianza en el dinero, en las relaciones, en el poder o en la propaganda.

259. Tú afirmas que no traicionas a la Iglesia, pero te opones a sus representantes. ¿No se portaban así los fariseos? Nunca se rebelaron contra Yahvéh, pero mataron a sus enviados. ¡Qué curiosa manera de pensar!

260. ¿Te rebelas contra toda estructura? ¿Por qué entonces exiges Ja creación de tal organización, el nombramiento de tal persona, la fundación de un comité, de una comisión o de una oficina? T’ pareces a ese grupo que proclamaba:, “Nuestra época tiene la manía de las siglas como ONU, UNESCO, etc. Nos oponemos a’ eso con todas nuestras fuerzas y por eso fundamos una asociación ‘anti-siglas’ que se llamará A.S.S. -(Asociación sin sigla).

261. Hay católicos interesados, católicos de nombre, católicos oportunistas, católicos honorarios. Dios no reconoce más que una especie: ‘el católico 100%’, ‘el católico sin condición’, el que ha dejado todo para seguirlo.

262. Nadie traiciona a la Iglesia por el placer de traicionar. Pero hay tres situaciones que favorecen la deserción:

a- Los callejones sin salida a los que nos conducen al dinero o la sensiblería.

b- El descontento debido a la ambición.

c- El miedo al dolor, al sufrimiento o a la muerte.

263. Desde hace dos mil años, entre los apóstoles, papas, cardenales, obispos, sacerdotes, religiosos, hay individuos para manchar a la Iglesia con terribles contra testimonios. Paulo VI, a propósito de esto, llegó a hablar de autodestrucción. Pero siempre la Iglesia se ha renovado y se ha hecho más luminosa y más fuerte. En ella se continúa el misterio de la Pasión y de la Resurrección.

264. Pueden encontrarse en la Iglesia muchas insuficiencias y muchos escándalos; pero ella tiene las promesas del Señor. Es un milagro permanente. Sin embargo, no por ello es necesario exponer sus defectos y sus escándalos. Tampoco hay razón para dar malos ejemplos sin reserva. El Señor no está obligado a realizar un milagro cada día.

265. Debes estar listo a sacrificarte por la Iglesia y a causa de ella.

266. “Quien os escucha a mí me escucha. Quien os desprecia a mí me desprecia; quien me desprecia, desprecia al que me ha enviado” (Lc 10,16) Escribe esto en tu corazón y nunca dejes de venerar a los representantes de la Iglesia, los sacramentos, las orientaciones, la liturgia de la Iglesia. El Señor te bendecirá.

267. Todos los miembros de la Iglesia están llamados a la santidad. Todos deben llegar a ser santos. Si todavía no lo eres no pretendas reformar la Iglesia. “Quien ha recibido el Espíritu, no puede oponerse a Cristo” (1 Co 12,3)

268. Crees en la Iglesia porque fue fundada por Cristo. Es la única que fundó. Sufres por las imperfecciones que presenta en su realidad humana. Pero tú eres solidario de ellas. Esfuérzate por corregirla y por realizar la voluntad de Jesús para ella.

269. Antes de criticar, comienza por consultar los textos y los mensajes de los Papas. Te admirarán. Descubrirás que las opiniones que ellos han dado sobre muchos temas, son notables y revolucionarios. Dan testimonio de un espíritu de renovación, de un espíritu cristiano de progreso, que los Papas han extraído de la Sagrada Escritura, de la gracia de Dios y de la observación de los signos de los tiempos. Si lleváramos a cabo sólo el 2% de su enseñanza, como decía Pío XII, la Iglesia y el mundo se transformarían.

270. La Iglesia pertenece a los jóvenes y a los viejos. Es la Iglesia de los intelectuales y de los trabajadores, de los pobres y de lo% ricos, de los africanos y de los asiáticos, de las mujeres y de los varones, acoge a todos y no hace acepción de personas. La discriminación y la división no tienen lugar en la Iglesia.

 
Joomla SEO powered by JoomSEF