Fiat

Búsqueda

Ediciones Anteriores

Banner
Banner
Fiat Mater Unitatis

 

 

Un sitio de:





Presunto milagro de Cardenal Van Thuan PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Marco A. Escudero Lores   
Lunes 17 de Enero de 2011 16:50

AddThis Social Bookmark Button
Jesús acompaña su palabra con signos y milagros para atestiguar que el Reino está presente en Él, el Mesías. Cuando sana o expulsa demonios, está significando una realidad más profunda: Su Amor y la liberación de la humanidad entera de la esclavitud del pecado. Dichos milagros puede realizarlos directamente Jesús, o a través de sus “discípulos”; que es el caso del que te presento ahora, a través de la intercesión del Cardenal Van Thuan.

Joseph Nguyen, hijo de migrantes vietnamitas a Estados Unidos, en 2009 permaneció 32 días en estado de coma, debido a una fuerte pulmonía que se le complicó con influenza H1N1. Incluso los médicos habían llenado ya su acta de defunción: el corazón de Joseph ya se había detenido y su cerebro no registraba actividad cerebral.

Mientras Joseph estaba en estado de coma, sus padres no habían dejado de elevar sus oraciones a Dios, pidiendo especialmente la intercesión de un “viejo amigo de la familia” fallecido apenas dos años antes: El Cardenal Francisco Xavier Nguyen Van Thuan

En un cierto punto, Joseph se alivió, tuvo una mejoría que los doctores no podían explicar científicamente.

Joseph conserva dos recuerdos de aquellos días en coma, que para él fue como “una grande noche de sueño”. Dice haber tenido dos encuentros con el Cardenal Van Thuan: “Durante mi estado de coma sólo recuerdo dos cosas: dos visiones del Cardenal Van Thuan. Se me apareció dos veces.”

¿De qué hablaron? No lo recuerda bien el joven Joseph, pero para él es muy claro que estuvo con él.

A Joseph se le pidió que informara detalladamente lo sucedido a las personas que llevan el proceso de beatificación del Cardenal Van Thuan en Roma, para que conste en el expediente. Informe que va acompañado, claro, con el “acta de defunción” del joven Joseph.

Esperamos las resoluciones de los encargados del proceso y autoridades competentes que son quienes deben opinar al respecto. En la actualidad el procedimiento que se debe seguir para la canonización está recogido en la Constitución Apostólica Divinus perfectionis Magister, del 25 de enero de 1983 (AAS 75 (1983) 349-355) y en las Normae servandae in inquisitionibus ab episcopis faciendis in causis sanctorum promulgadas por la Congregación para las Causas de los Santos el 7 de febrero de
1983 (AAS 75 (1983) 396-403).

Fuente del artículo:


http://www.lastampa.it/_web/CMSTP/tmplrubriche/giornalisti/grubrica.asp?ID_blog=196&ID_articolo=1065