Fiat

Búsqueda

Ediciones Anteriores

Banner
Banner
Fiat Mater Unitatis

 

 

Un sitio de:





El sacrificio
El viejo granadero PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Cardenal Van Thuan   
Sábado 13 de Febrero de 2010 16:13

AddThis Social Bookmark Button

El Señor reserva el sacrificio para los que ama. Viendo el escaso número de personas que lo aceptan, uno se siente inclinado a pensar que los que pertenecen a esa categoría son muy pocos (C. E 163).

Leer más...
 
Lágrimas de perdón PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Cardenal Van Thuan   
Sábado 13 de Febrero de 2010 16:11

AddThis Social Bookmark Button

Quien ama de verdad se sacrifica sin cesar, pero sin proclamarlo a los cuatro vientos (C. E 155).

Leer más...
 
Dos ojos de regalo para dos ciegos PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Cardenal Van Thuan   
Sábado 13 de Febrero de 2010 16:08

AddThis Social Bookmark Button

Todos veneran a los estigmatizados. Pero todos tienen miedo a los estigmas que el Señor pueda imprimir en ellos mismos por medio del sacrificio (C.E 152).

Leer más...
 
Sacrificarse en acción de gracias PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Cardenal Van Thuan   
Sábado 13 de Febrero de 2010 16:03

AddThis Social Bookmark Button

Tú piensas que no tienes nada que sacrificar al Señor. Pero él sabe muy bien que ya has dejado pasar muchas ocasiones de hacerlo: sonreír ante una burla, guardar silencio ante una calumnia o una injuria dirigida contra ti, seguir amando a un amigo que te ha traicionado, evitar una respuesta airada. A cada instante puedes encontrar una ocasión de sacrificio (C. E 153).

Leer más...
 
La primera piedra teñida de sangre PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Cardenal Van Thuan   
Sábado 13 de Febrero de 2010 16:00

AddThis Social Bookmark Button

El mundo dice: <<¡Ese hombre es un desastre!» Tú dirás: «Es el instrumento que el Señor ha destinado para mi conversión» (C. E 151).

Leer más...
 
El P. Damián, apóstol de los leprosos PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Cardenal Van Thuan   
Sábado 13 de Febrero de 2010 15:58

AddThis Social Bookmark Button

Si, por medio de la mortificación, alcanzas el dominio de ti mismo, tu alma y tu cuerpo serán dos amigos, inseparables e invencibles. Si no, acabarán siendo dos enemigos, encadenados el uno al otro para siempre (C. E 168).

Leer más...
 
Una prueba de amor PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Cardenal Van Thuan   
Sábado 13 de Febrero de 2010 15:56

AddThis Social Bookmark Button

Sacrifícate tú. No sacrifiques a los demás (C. E 158).

Leer más...
 
Los sacrificios de la Santita PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Cardenal Van Thuan   
Sábado 13 de Febrero de 2010 15:48

AddThis Social Bookmark Button
Ante alguien que nos molesta, podemos reaccionar de dos maneras: «¡Este hombre me hace daño!», o bien «¡Gracias a él, me santifico!» (C. E 150).
Leer más...
 
La cruz de la vida religiosa PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Cardenal Van Thuan   
Sábado 13 de Febrero de 2010 15:45

AddThis Social Bookmark Button

Mortificación y meditación van de la mano. Si huyes del sacrificio, no te quejes de tibieza en la meditación (C. E 148).

Leer más...